6/11/16

Fort Bourtange (Holanda)

I         II       III
Bourtange es un singular pueblo habitado por 400 personas que se encuentra ubicado en la provincia de Groningen, al norte de Holanda. Su peculiaridad es la forma de estrella de cinco puntas que lo envuelve y nos permite adentrarnos en un precioso paraje medieval.

Su nombre está relacionado con su origen, «boeren» hace referencia a los páramos en los que trabajaban los campesinos y «tange» a las crestas de arena sobre las que está situado.

Fue fundado por Guillermo I de Orange en 1593 con el objetivo de defender la única carretera que enlazaba Alemania con Groningen para protegerlo de las tropas españolas durante la época de la Guerra de los Países Bajos también llamada guerra de Flandes.

En 1851 esta fortaleza estrella fue paulatinamente deteriorándose hasta que en el año 1960 el gobierno holandés decidió su restauración para devolverle la imagen que presentaba en el siglo XVIII. Desde entonces se puede considerar como un peculiar museo donde se puede visitar la Casa del Comandante, la Casa del Capitán, los cuarteles de los soldados, las dos puertas de entrada, los bastiones, un molino de viento original que es una copia exacta del primero realizada en 1980 y la primera iglesia protestante construida en la provincia de Groningen construida en el año 1869.

En el centro de la fortaleza se encuentra la Plaza donde convergen todas las calles y en la que se instala un mercado con diferentes puestos para poder adquirir diversos productos típicos.

Sus habitantes disfrutan de su vida sencilla en sus casas, paseando por sus calles empedradas, atravesando sus puentes para deleitarse con sus estanques y vegetación, dispuestos a acoger afablemente a quienes acuden a visitarlos.

31/8/16

Emmanuel Faber: un ejecutivo excepcional

Emmanuel Faber       Fábrica en Bogra
Encontrar personas como Emmanuel Faber, Director General de Danone, es actualmente un privilegio. Su ambición es reconciliar la cuestión económica y social defendiendo una proximidad humanitaria de la empresa.

Junto a Franck Riboud, quién le cedió su cargo y el Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus, conocido como el banquero de los pobres y del microcrédito du Bangladesh, crearon Grameen Danone Foods, una empresa social que comercializa productos lácteos para las personas más desfavorecidas.

Inauguraron una fábrica en la región de Bogra y crearon un yogurt denominado «Shokti Doi» que se vende a muy bajo precio y permite cubrir las necesidades diarias nutricionales del 30% de vitamina A, hierro, zinc y otros minerales. Los beneficios obtenidos se utilizan para invertir en la construcción de nuevas plantas; las principales materias primas se compran a granjeros de la zona que viven en la extrema pobreza; la distribución la realizan puerta a puerta un grupo de mujeres que viven en condiciones precarias y que gracias a este empleo pueden mejorar sus condiciones de vida y, como último logro, la energía necesaria para hacer funcionar la planta, se obtiene de fuentes de energía alternativa.

Emmanuel nació en 1964 en Grenoble. Está casado y tiene tres hijos. Es una persona sencilla sin coche lujoso ni ropa cara que veranea en su pueblo ubicado en los Altos Alpes. Una parte de su sueldo lo reparte en obras de caridad. Se marchó una semana para ayudar a las Misioneras de la Caridad en su casa de moribundos de Nueva Delhi y durante dos años acudió todos los viernes por la tarde para acompañar a los enfermos de las afueras de París a un centro de cuidados paliativos.

Entre sus libros publicados destaco Chemins de traverse publicado en 2011, una especie de autobiografía en la que plasma la dificultad de vivir arrastrado entre objetivos contradictorios; sin embargo, gracias al negocio social, demuestra que la economía concebida desde un nuevo punto de vista puede conciliarse con la humanidad y la ética.

Emmanuel estaba muy unido a su hermano pequeño Dominique quien empezó a sufrir trastornos psíquicos en la adolescencia y a quien apoyó hasta su fallecimiento. Siempre mantenían contacto telefónico ya que por su trabajo se veía obligado a viajar y, estuviese donde estuviese, dejaba reuniones importantes o viajaba sin importar la distancia cuando Dominique sufría alguna crisis.

Afirma que la lucha permanente de Dominique contra los síntomas que turban la realidad y el discernimiento, afrontando las renuncias de sus sueños y superando los difíciles momentos de desánimo durante sus recaídas, le ha aportado mucho en todas las dimensiones de su vida. Le dio fortaleza y le enseñó el frágil equilibrio de cualquier existencia y un verdadero camino humano y espiritual con su ejemplo, mostrando una capacidad extraordinaria de mantenerse en contacto con todos a pesar del sufrimiento de su enfermedad.

Se graduó en la prestigiosa escuela de negocios parisina HEC (Estudios Comerciales Superiores) y a este campus, regresó el pasado 10 de junio para pronunciar el discurso de graduación a los alumnos de la promoción 2016. Un discurso emotivo y sensato cuyo protagonista es su hermano.

Os transcribo el final aunque podéis verlo y escucharlo íntegro en el vídeo que cierra esta entrada.

«Nosotros, los ricos, los privilegiados, podemos levantar muros cada vez más altos, como Arabia Saudí en la frontera con Yemen, Estados Unidos con México, como se está haciendo también alrededor de Europa, pero nada detendrá a quienes tienen necesidad de compartir lo nuestro. No habrá justicia climática sin justicia social.

¿Y por qué os estoy diciendo todo esto? Porque hoy os graduáis. Os enfrentáis al futuro y me gustaría felicitaros a todos. […] Y la cuestión es: ¿qué vais a hacer con él? Porque os vais a dedicar a las finanzas, al marketing, a la abogacía, a la acción social, al liderazgo de los negocios, pero ¿cómo vais a manejar vuestro liderazgo en esta áreas?

Porque de una cosa estoy seguro después de 25 años de experiencia: se os ha dicho que hay una mano invisible, y no la hay. O quizá hay una, pero os puedo decir que tiene más discapacidad que la que tenía mi hermano. Está rota.

Así que sólo están vuestras manos, mis manos, todas nuestras manos para cambiar las cosas, para mejorarlas. Y vosotros tenéis mucho para mejorarlas. Tendréis que superar tres grandes enfermedades, que llegarán, con facilidad, a la posición que vais a adquirir tras vuestra graduación, amigos míos: el poder, el dinero y la gloria.

De la gloria, olvidaos. Es solo una carrera sin fin que no conduce a ninguna parte. Las listas de famosos están para que la gente busque su nombre, pero a nadie le interesan.

En cuanto al dinero: cuando estaba en banca de inversión, conocí a tanta gente, y continúo haciéndolo, que son prisioneros del dinero que ganan. Nunca seáis esclavos del dinero. Sed libres. Sea lo que sea en lo que lo ganéis o lo que hagáis con él. Sed libres.

En cuanto al poder, mirad a vuestro alrededor. Veréis a mucha gente que tiene poder y que no hace nada más que conservar ese poder, asegurarse de tenerlo un día más. El poder solo tiene sentido si vuestro liderazgo es un liderazgo de servicio a los demás, y si encontráis la forma de que sirva a ese propósito. Ese objetivo es el que os hará ser quienes realmente sois. Lo mejor de vosotros no sois vosotros quienes lo conocéis.

Así que tengo una pregunta, que me gustaría dejaros como reflexión a cada uno de vosotros: […] ¿Quién es ese hermano menor que vive en cada uno de vosotros, que os conoce mejor que vosotros mismos, que os ama más de lo que os amáis vosotros a vosotros mismos? Es esa vocecita la que os dice que sois más grandes de lo que pensáis que sois. ¿Quiénes son? Ellos os traerán esa voz, esa música interior, esa melodía que es verdaderamente vuestra, una melodía única que cambiará la sinfonía del mundo a vuestro alrededor. Mucho o poco, pero lo hará. El mundo lo necesita y vosotros lo merecéis.

Así que encontrad a vuestro hermano menor, encontrad a vuestra hermana menor, y cuando los encontréis, saludadles de mi parte: somos amigos. Que os vaya bien.»


¡Enhorabuena Enmanuel por ser como eres!

19/5/16

A mi hermano In Memoriam

                                 II
Esta es la entrada más triste que he realizado hasta ahora. Os transcribo uno de los muchos textos que me enviaba mi hermano, empedernido viajero, desde cualquiera de los lugares en dónde se encontraba.

Un mensaje por George Carlin

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y temperamentos más reducidos, carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos. Gastamos más pero tenemos menos, compramos más pero disfrutamos menos. Tenemos casas más grandes y familias más chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos más grados académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, más expertos pero más problemas, mejor medicina pero menor bienestar.

Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado, reímos muy poco, conducimos muy rápido, nos enojamos demasiado, nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados, leemos muy poco, vemos demasiada televisión y oramos muy rara vez.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos demasiado, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir. Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.

Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más pero aprendemos menos. Planeamos más pero logramos menos. Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Producimos computadoras que pueden procesar mayor información y difundirla, pero nos comunicamos cada vez menos y menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta, de hombres de gran talla y cortedad de carácter, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero más divorcios, casas más lujosas pero hogares rotos. Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moral descartable, acostones de una noche, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega. Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar esta carta, y en que tú puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas.

Acuérdate de pasar algún tiempo con tus seres queridos porque ellos no estarán aquí siempre. Acuérdate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejará de ti. Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un centavo. Acuérdate de decir te amo a tu pareja y a tus seres queridos, pero sobre todo dilo sinceramente. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma. Acuérdate de tomarte de la mano con tu ser querido y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo.

Date tiempo para amar y para conversar, y comparte tus más preciadas ideas. Y siempre recuerda: La vida no se mide por el número de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.

Siempre estarás conmigo.

21/3/16

El festival Holi en la India

I      II    III
Cuando aparece la primera luna llena del mes marzo, en la India se celebra la llegada de la primavera con el festival religioso Holi, denominado también como «El festival de los colores».

Aunque hay varias versiones sobre su origen basado en distintas leyendas, una de las más arraigadas se centra en el rey Hiranyakashyap quien creyéndose un dios, quiso matar a su hijo Prahlad fiel devoto del dios Vishnu. Después de varios intentos sin conseguirlo, le pidió a su hermana Holika, supuestamente inmune al fuego, que entrara a una hoguera junto a él. Holika murió quemada, mientras que Prahlad fue salvado por Vishnu.

El primer día del festival Holi se inicia con las hogueras que representan la muerte de Holika para celebrar la victoria del bien sobre el mal y ahuyentar a los malos espíritus. El segundo día comienza la verdadera fiesta, la alegría inunda las calles y los participantes decoran sus cuerpos con polvos de colores que son lanzados desde todas partes. Estos colores transmiten deseos positivos: el amarillo alude a la piedad, el anaranjado representa el optimismo, el azul simboliza la calma, el rojo es utilizado para el amor y la pureza y el verde para la vitalidad.

Lo significativo de este festival es que desaparecen las diferencias entre castas sociales o religiones, todas las personas son iguales prevaleciendo el respeto mutuo, la alegría y la tolerancia.

Os transcribo este precioso poema dedicado al festival.

Happy Holi

Los árboles sonríen con su brote
de hojas tiernas y flores que florecen.
Naturaleza eterna con su expresión transitoria.
¡Aclama la primavera con el éxtasis y la alegría!
Matices desconcertantes con tantos tintes.
La tierra de la belleza y de la grandeza.
La India, siendo testigo de color, de felicidad y de paz.
La nación cobra vida para disfrutar del espíritu.
Una celebración de colores ¡Holi!
Una experiencia de alegría, armonía y placer.

Holika se quema en medio de la alegría y del júbilo.
El mal dominado por el amor y la devoción.
Un festival para conmemorar «Ras Lila»,
una saga de amor duradera de Radha y Krishna.

Gulal—rojo, verde, amarillo y otros.
Un lienzo de día — un derroche de colores.
Multitud alegre corriendo de aquí para allá.
Arco iris de colores, corriendo de cada rincón y esquina.
Haciendo caso omiso de su aflicción y desesperación, gente ferviente,
regocijándose en la maravilla de colores.
Un día lleno de brillo y alegría.
Un día para manchar nuestros sueños.
Con un frenesí de colores vibrantes.
¡Holi Hai! ¡Un resorte de diversión sin límites y fiesta!

Me encantaría que el espíritu de este festival se mantuviera todo el año.

5/3/16

Ramón Gómez de la Serna en el olvido

Ramón   Elucidario de Madrid  Nostalgias de Madrid  Automoribundia
Ramón Gómez de la Serna es el que mejor se identifica con el sabio proverbio «Nadie es profeta es su tierra». Su ingente obra es desconocida para muchas personas exceptuando sus greguerías por las que es conocido y que le permitieron subsistir al final de su vida en Buenos Aires alejado de su querido Madrid.

Creó su propio estilo sin pertenecer a ninguna generación porque su independencia en cualquier ámbito era lo más importante y sólo en su tertulia de Pombo, rodeado de sus amigos y de quienes quisieran participar sin ofender a nadie o provocar conflictos, encontró su refugio:

«Pombo nunca ha tenido normas ni programas, siendo fiel al lema español de la individualidad, y allí se han dado de lado esas ideas con apariencia morrocotuda que no suelen servir sino para enmascarar ambiciones, habiendo yo procurado conducir la discusión de cada noche hacia la bagatela, que por lo menos es algo limpio de engaños y de contumaces intenciones.»

Ramón amaba Madrid y lo conocía como muy pocos. Le encantaba recorrer las plazas, las calles y callejuelas, no solo para deleitarse con el paseo, sino para observar todo cuanto se iba encontrando y después escribir lo que sentía sin preocuparse por las opiniones de nadie. Reprobaba los abusos, desaires y falta de educación de personajes o tipos sin importarle su estatus y defendía y justificaba a las personas desvalidas que eran ignoradas por la mayoría. Os transcribo algunas de sus reflexiones publicadas en prensa:

«El pobre español va ganando su paraíso en la penitencia de los pies helados y de las manos entumecidas. Toca la guitarra para entrar en reacción y se hace mitones de notas en el constante rasgueo de las cuerdas, que alambran su prisión de esperas.»

«Muchos son los padres de los que han hecho fortuna en Madrid o han tomado tipo de señoritos en la corte, y no me parece bien ese aire de avergonzados que llevan conduciendo a su familia por la ciudad. Debían de encontrar que en el aire de verdad en que se plantean hoy las cosas es digno de mayor altivez mostrar su raíz pueblerina y sana.»

«Los inválidos se preparan como los niños para ir a la plaza de Oriente. En medio de su desgracia, son felices si saben ser resignados y si han sabido reconquistar por completo su alma de niños. Les queda el asueto eterno, la posibilidad de pasearse con su pierna de menos por los jardines. Todo lo encuentran alegre, y parece que su invalidez les hace humoristas

«Ante esos bautizos de gran mundo, resultan roñosos esos otros bautizos que realiza la abuela pobre llegándose un momento a la iglesia a que la cristianen al retoño. Ese niño, sin las espumas y los rebatimientos de los niños de promontorial traje de cristianar, es como un esparraguillo triguero, algo así como un polichinela de verbena, un niño barato y de confección más al por mayor.»

Defraudado por las tramas políticas que habían causado la lenta agonía de su padre D. Javier Gómez de la Serna, se exilió a Buenos Aires en 1936 porque no podía soportar la idea del enfrentamiento entre españoles. Su individualismo y apoliticismo le supuso la ingratitud de sus contactos editoriales y periodísticos en España y en Buenos Aires.

Tras su fallecimiento, el 12 de enero en Buenos Aires, fue trasladado a Madrid como él deseaba y enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres de la Fundación Sacramental de San Justo. Gerardo Diego publicó en Arriba el martes 15 de enero de 1963:

«Lo grande de Ramón, lo más grande de Ramón ha sido su bondad, su prodigalidad increíble con el amigo y el compañero, su derramamiento inagotable de todo y para todos, enteramente parejo en su conducta moral y en su proceder literario. Aquel Ramón que regalaba sus libros con un despilfarro sin precedentes y que además regalaba su amistad sin envidia ni doblez, fue para mí, como para tantos otros, ejemplo máximo de bondad humana, encarnación vivo de la alegría de existir y de la fidelidad a la ilusión y a la vocación. Él nos contagiaba optimismo, pureza de conducta, insobornabilidad, olvido de miseriucas y generoso perdón de infamias. No he conocido ánimo más generoso que el suyo

Cuando el féretro de Ramón llegó a Madrid, Edgar Neville escribió en ABC el 24 de enero de 1963:

Cruza hoy por última vez tu querido Madrid, y Dios quiera que percibas lo que no te dieron en vida tus contemporáneos en la medida que te merecías: estímulo calor, ayuda, admiración y respeto…Hoy te lo dan todo; con la muerte le llega la gloria y la fortuna al escritor español. ¿Qué quieres? Ya sabes que es así…»

Coincido con Ramón: «¡Lo necesitada que está la vida de nuevas experiencias e intentos, de tocar nuevos cielos, de abrir nuevas cajas de sorpresas!»

Arriba