21/3/16

El festival Holi en la India

I      II    III
Cuando aparece la primera luna llena del mes marzo, en la India se celebra la llegada de la primavera con el festival religioso Holi, denominado también como «El festival de los colores».

Aunque hay varias versiones sobre su origen basado en distintas leyendas, una de las más arraigadas se centra en el rey Hiranyakashyap quien creyéndose un dios, quiso matar a su hijo Prahlad fiel devoto del dios Vishnu. Después de varios intentos sin conseguirlo, le pidió a su hermana Holika, supuestamente inmune al fuego, que entrara a una hoguera junto a él. Holika murió quemada, mientras que Prahlad fue salvado por Vishnu.

El primer día del festival Holi se inicia con las hogueras que representan la muerte de Holika para celebrar la victoria del bien sobre el mal y ahuyentar a los malos espíritus. El segundo día comienza la verdadera fiesta, la alegría inunda las calles y los participantes decoran sus cuerpos con polvos de colores que son lanzados desde todas partes. Estos colores transmiten deseos positivos: el amarillo alude a la piedad, el anaranjado representa el optimismo, el azul simboliza la calma, el rojo es utilizado para el amor y la pureza y el verde para la vitalidad.

Lo significativo de este festival es que desaparecen las diferencias entre castas sociales o religiones, todas las personas son iguales prevaleciendo el respeto mutuo, la alegría y la tolerancia.

Os transcribo este precioso poema dedicado al festival.

Happy Holi

Los árboles sonríen con su brote
de hojas tiernas y flores que florecen.
Naturaleza eterna con su expresión transitoria.
¡Aclama la primavera con el éxtasis y la alegría!
Matices desconcertantes con tantos tintes.
La tierra de la belleza y de la grandeza.
La India, siendo testigo de color, de felicidad y de paz.
La nación cobra vida para disfrutar del espíritu.
Una celebración de colores ¡Holi!
Una experiencia de alegría, armonía y placer.

Holika se quema en medio de la alegría y del júbilo.
El mal dominado por el amor y la devoción.
Un festival para conmemorar «Ras Lila»,
una saga de amor duradera de Radha y Krishna.

Gulal—rojo, verde, amarillo y otros.
Un lienzo de día — un derroche de colores.
Multitud alegre corriendo de aquí para allá.
Arco iris de colores, corriendo de cada rincón y esquina.
Haciendo caso omiso de su aflicción y desesperación, gente ferviente,
regocijándose en la maravilla de colores.
Un día lleno de brillo y alegría.
Un día para manchar nuestros sueños.
Con un frenesí de colores vibrantes.
¡Holi Hai! ¡Un resorte de diversión sin límites y fiesta!

Me encantaría que el espíritu de este festival se mantuviera todo el año.

5/3/16

Ramón Gómez de la Serna en el olvido

Ramón   Elucidario de Madrid  Nostalgias de Madrid  Automoribundia
Ramón Gómez de la Serna es el que mejor se identifica con el sabio proverbio «Nadie es profeta es su tierra». Su ingente obra es desconocida para muchas personas exceptuando sus greguerías por las que es conocido y que le permitieron subsistir al final de su vida en Buenos Aires alejado de su querido Madrid.

Creó su propio estilo sin pertenecer a ninguna generación porque su independencia en cualquier ámbito era lo más importante y sólo en su tertulia de Pombo, rodeado de sus amigos y de quienes quisieran participar sin ofender a nadie o provocar conflictos, encontró su refugio:

«Pombo nunca ha tenido normas ni programas, siendo fiel al lema español de la individualidad, y allí se han dado de lado esas ideas con apariencia morrocotuda que no suelen servir sino para enmascarar ambiciones, habiendo yo procurado conducir la discusión de cada noche hacia la bagatela, que por lo menos es algo limpio de engaños y de contumaces intenciones.»

Ramón amaba Madrid y lo conocía como muy pocos. Le encantaba recorrer las plazas, las calles y callejuelas, no solo para deleitarse con el paseo, sino para observar todo cuanto se iba encontrando y después escribir lo que sentía sin preocuparse por las opiniones de nadie. Reprobaba los abusos, desaires y falta de educación de personajes o tipos sin importarle su estatus y defendía y justificaba a las personas desvalidas que eran ignoradas por la mayoría. Os transcribo algunas de sus reflexiones publicadas en prensa:

«El pobre español va ganando su paraíso en la penitencia de los pies helados y de las manos entumecidas. Toca la guitarra para entrar en reacción y se hace mitones de notas en el constante rasgueo de las cuerdas, que alambran su prisión de esperas.»

«Muchos son los padres de los que han hecho fortuna en Madrid o han tomado tipo de señoritos en la corte, y no me parece bien ese aire de avergonzados que llevan conduciendo a su familia por la ciudad. Debían de encontrar que en el aire de verdad en que se plantean hoy las cosas es digno de mayor altivez mostrar su raíz pueblerina y sana.»

«Los inválidos se preparan como los niños para ir a la plaza de Oriente. En medio de su desgracia, son felices si saben ser resignados y si han sabido reconquistar por completo su alma de niños. Les queda el asueto eterno, la posibilidad de pasearse con su pierna de menos por los jardines. Todo lo encuentran alegre, y parece que su invalidez les hace humoristas

«Ante esos bautizos de gran mundo, resultan roñosos esos otros bautizos que realiza la abuela pobre llegándose un momento a la iglesia a que la cristianen al retoño. Ese niño, sin las espumas y los rebatimientos de los niños de promontorial traje de cristianar, es como un esparraguillo triguero, algo así como un polichinela de verbena, un niño barato y de confección más al por mayor.»

Defraudado por las tramas políticas que habían causado la lenta agonía de su padre D. Javier Gómez de la Serna, se exilió a Buenos Aires en 1936 porque no podía soportar la idea del enfrentamiento entre españoles. Su individualismo y apoliticismo le supuso la ingratitud de sus contactos editoriales y periodísticos en España y en Buenos Aires.

Tras su fallecimiento, el 12 de enero en Buenos Aires, fue trasladado a Madrid como él deseaba y enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres de la Fundación Sacramental de San Justo. Gerardo Diego publicó en Arriba el martes 15 de enero de 1963:

«Lo grande de Ramón, lo más grande de Ramón ha sido su bondad, su prodigalidad increíble con el amigo y el compañero, su derramamiento inagotable de todo y para todos, enteramente parejo en su conducta moral y en su proceder literario. Aquel Ramón que regalaba sus libros con un despilfarro sin precedentes y que además regalaba su amistad sin envidia ni doblez, fue para mí, como para tantos otros, ejemplo máximo de bondad humana, encarnación vivo de la alegría de existir y de la fidelidad a la ilusión y a la vocación. Él nos contagiaba optimismo, pureza de conducta, insobornabilidad, olvido de miseriucas y generoso perdón de infamias. No he conocido ánimo más generoso que el suyo

Cuando el féretro de Ramón llegó a Madrid, Edgar Neville escribió en ABC el 24 de enero de 1963:

Cruza hoy por última vez tu querido Madrid, y Dios quiera que percibas lo que no te dieron en vida tus contemporáneos en la medida que te merecías: estímulo calor, ayuda, admiración y respeto…Hoy te lo dan todo; con la muerte le llega la gloria y la fortuna al escritor español. ¿Qué quieres? Ya sabes que es así…»

Coincido con Ramón: «¡Lo necesitada que está la vida de nuevas experiencias e intentos, de tocar nuevos cielos, de abrir nuevas cajas de sorpresas!»

18/2/16

Jason DeCaires Taylor y su Museo Atlántico de Lanzarote

Jason deCaires Taylor    I     II   III

Jason deCaires Taylor es el creador del Museo Atlántico de Lanzarote que será inaugurado el próximo 25 de Febrero para los afortunados que sepan bucear.

Nació el 12 de agosto de 1974 en Dover, (Reino Unido) y en 1998 obtuvo el título de Licenciado en escultura y cerámica con matrícula de honor en el Camberwell College of Arts Institute de Londres. Su pasión por el buceo, la fotografía y el arte le condujeron a ser el pionero en la creación de esculturas contemporáneas subacuáticas que son verdaderos museos oceánicos.

Para el Museo de Lanzarote ha realizado 300 esculturas que ocupan una superficie de 2.500 metros cuadrados aproximadamente. Como modelo ha utilizado habitantes de la isla que representan escenas de la vida cotidiana, realizadas con materiales inocuos para el entorno marino como una mezcla de cemento de grado marino, arena y micro-sílice que producen un hormigón de pH neutro reforzado con barras de refuerzo de fibra de vidrio e incluso otros materiales como la cerámica y el vidrio con el 95% de los materiales inertes.

Estas esculturas fomentan la aparición de vida microscópica a su alrededor, la proliferación de peces, crustáceos y esponjas.

Culto y reflexivo, Jason deCaires tiene como objetivo crear una conexión entre el desconocido mundo marino y el terrestre:

«Sumergir bajo el mar una civilización de humanos de hormigón, con los ojos muertos, para ver después cómo la naturaleza marina los invade tejiendo una capa de vida, resucitándolos de su anterior condición inerte. La alusión al pasado se revela misteriosamente como señal de muerte y a su vez como germen de nueva vida.

El museo pretende hacer hincapié en la importancia y respeto que debemos a la naturaleza que nos rodea. La parte central del museo va a consistir en un jardín botánico, compuesto por una agrupación de esculturas que homenajean la flora de la isla, y varios centenares de esculturas humanas caminarán en una misma dirección, hasta el umbral de una puerta que separa dos hipotéticos mundos.

Salen a la luz conceptos como el automatismo y la individualización que, en mi opinión, caracterizan a la sociedad contemporánea. Estas connotaciones aparecen cuando decido, por ejemplo, que el grupo de humanos camine hacia el frente con los ojos cerrados, evitando que las figuras interactúen entre sí, o cuando decido que unos estén sumergidos en aparatos digitales y otros obcecados en capturar la realidad que los rodea mediante cámaras.»

Jason deCaires desea que en el futuro sus esculturas reflejen la sociedad y costumbres de nuestro tiempo aunque no sean muy alentadoras.

21/2/15

Mihaela Noroc: "The Atlas of Beauty"

Mihaela Noroc         Mexico           Letonia
La fotógrafa Mihaela Noroc ha reunido una colección de 37 retratos de mujeres anónimas para mostrar la diversidad de la belleza femenina en el mundo.

Nació en Bucarest (Rumanía) hace 30 años. Le gusta viajar y ha recorrido hasta ahora 60 países con su cámara fotográfica y su mochila.

Hace dos años comenzó un viaje por todo el mundo, recorrió 37 países y comenzó un proyecto independiente único sobre mujeres de todo el mundo “The Atlas of Beauty en el que ha ido recopilando sus fotografías.

Durante un viaje a Etiopía descubrió una belleza plural y sorprendente alejada de los estándares occidentales: "Allí se encontraban estas mujeres espléndidas que conservaban sus tradiciones y asumían sus orígenes con orgullo. Demuestran que la belleza consiste en ser ante todo una misma”.

Sus preferencias:

• Los bulevares modernos de Tokio, las calles atestadas de Nueva York y las comunidades remotas de África o Amazonia donde viven desde hace 200 años y en las que puede dormir en sus casas.

• La variedad de la Tierra, la diversidad de la gente y descubrir su lado sincero y auténtico.

Su objetivo es mostrar la diversidad de nuestro planeta demostrando que lo más importante es conservar lo que nos hace diferentes y valorar los rasgos que diferencian a los demás.

Por el momento "The Atlas of Beauty" ha sido financiado con los ahorros de la fotógrafa y de su esposo, dinero que han conseguido con proyectos anteriores, pero se les está agotando y necesitan apoyo.

Estoy segura de que se cumplirá tu sueño y de que tu magnífico trabajo será recompensado.

6/2/15

Brian Dettmer: Cirujano de libros

Brian Dettmer    I      II     III
Brian Dettmer nació en 1974 en Naperville, una ciudad situada al oeste de Chicago y cuando cumplió 18 años se trasladó a Chicago para ir a la Universidad de Columbia donde obtuvo una licenciatura en Bellas Artes.

Su meta era investigar nuevas técnicas que le condujeran a crear lo que intuía y le inquietaba: “Me hice a la idea que iba a tener que trabajar durante el día para ganarme la vida, pero lo más importante para mí era crear mi propio trabajo”.

Su inspiración llegó con viejos libros, mapas, enciclopedias, manuales y cualquier otro tipo de literatura obsoleta: “Mi trabajo es una colaboración con el material existente y sus pasados creadores, las piezas terminadas exponen nuevas relaciones de los elementos internos de los libros en donde han estado desde su estado original en el momento de su concepción”.

Brian utilizando cuchillos, pinzas escalpelos y otros utensilios quirúrgicos, disecciona y esculpe meticulosamente una página a la vez, sin quitar o reemplazar el contenido, trabajando con la organización interna de cada libro. Descubre los prodigios en su interior dándoles un nuevo significado al tallar sobre ellos excepcionales obras de arte con su propio contenido.

Actualmente vive y trabaja en Atlanta donde puede dedicarse plenamente a su vocación.

Brian, has conseguido con tu trabajo y tesón que tu arte sea reconocido. Te lo mereces.

Arriba